Manos que Hablan Manos que Hablan Alfabetos
21/11/2017 Lengua de señas
Lengua de Señas
Diccionario
Configuraciones
T. Dactilológico
Alfabetos
Ayuda
Servicios
Noticias
Instituciones
Comunidad
Novedades
Quienes Somos
Noticias
Viernes, 12 de Mayo de 2006 - Ciencia / Salud
Los otorrinos exigen mano dura contra el ruido para atajar el aumento de lesiones
El ruido que nos envuelve de forma cotidiana es una auténtica amenaza para nuestros oídos. Los otorrinos están convencidos de ello. Es una de las razones que les ha llevado a unirse para crear Aditra, una asociación de profesionales que pretende "ser puente entre las personas sordas y la Administración", explica uno de los miembros de su junta directiva, el doctor Pérez Aguilera, jefe de la unidad de Otorrino infantil de La Arrixaca. Una de las primeras iniciativas de Aditra será presentar a la Consejería de Sanidad un programa de salud acústica en el que, entre otras cosas, propondrán un endurecimiento de la legislación contra los ruidos. Mano dura contra un problema que está provocando un "aumento" del número de traumatismos acústicos. Los expertos alertan de lo que puede ocurrir en el futuro con los oídos de los que ahora son jóvenes y adolescentes.

"El ocio está relacionado con sitios ruidosos -explica Pérez Aguilera-; se dice que hay más nivel de ruido en una discoteca que en un campo de aviación con un avión despegando". Los decibelios que se sufren en un pub están "muy por encima" de los que se admitirían en cualquier lugar de trabajo. Los característicos pitidos que se sienten muchas veces al salir de estos lugares pueden convertirse en algo constante, en un traumatismo acústico o una hipoacusia. Pero no sólo discotecas y pub son una amenaza. El ruido cotidiano en una ciudad está por encima de los 60 decibelios, cuando el límite de lo que debe soportar el oído está en 45 o 50. Esta saturación provoca "estados de irritabilidad". "Según un estudio, un anciano de 80 años del Amazonas tiene la misma audición que un niño de dos años en Nueva York", explica el doctor Pérez Aguilera.

También disfonías

No sólo la pérdida de audición preocupa a los expertos. Las disfonías también están aumentando, fruto del alcohol, que daña las cuerdas vocales, y los ruidos ambientales. En su programa de salud acústica, los otorrinos plantearán a Sanidad la necesidad de que la administración persiga los excesos sonoros. "No se puede permitir que alguien le dé por tocar el claxon a las doce de la noche", cuenta como ejemplo Pérez Aguilera. La asociación Aditra todavía no ha terminado de perfilar la propuesta que llevará a las autoridades sanitarias, y que probablemente esté culminada antes del verano.

 

FUENTE: LA VERDAD - ESPAÑA




Diccionario | Configuraciones | Alfabetos | Ayuda | Instituciones
Noticias | Novedades | T. Dactilológico | Quienes Somos | Contáctenos
2001 - 2017 | © Manos Que Hablan ® .:. Todos los derechos reservados




Diccionario señas