Manos que Hablan Manos que Hablan Alfabetos
18/11/2017 Lengua de señas
Lengua de Señas
Diccionario
Configuraciones
T. Dactilológico
Alfabetos
Ayuda
Servicios
Noticias
Instituciones
Comunidad
Novedades
Quienes Somos
Noticias
Viernes, 22 de Abril de 2005 - Tecnología
Oídos inteligentes

Las nuevas tecnologías se abren paso para hacer más llevadera la vida a las personas con sordera. La gran mayoría los casos tiene solución gracias a la mejora de los audífonos

DISFRUTAR del sonido de la lluvia al caer. Escuchar el romper de las olas en la playa. Seguir el ritmo de las hojas bailando al son del viento o el ronroneo de un gato. Compartir una conversación, una carcajada, una canción... Hay muchas personas que no pueden disfrutar de estos sonidos con naturalidad.

La pérdida de oído no es un proceso repentino. Se instala de forma lenta y progresiva. El individuo que la padece se habitúa a este &aquot;oír a medias&aquot; y por ello puede resultar difícil reconocerla.

Al principio, dejan de escucharse algunos ecos. Luego, se pierden palabras o frases y comienzan a hacerse molestos los ruidos de baja frecuencia, como el que hacen los electrodomésticos, el tráfico... Si varios individuos hablan a la vez, entender se hace complicado y, para colmo, se percibe cierta dificultad para comprender lo que dice un niño, es que el problema va a mayores.

Esto acaba generando malestar y estrés en quien lo sufre. Conviene acudir a un especialista cuanto antes. De ser necesario, recomendará la utilización de un audífono, un aparato minúsculo que amplifica los sonidos; es decir, ayuda a oír.

«Hoy en día, la gran mayoría de los problemas auditivos tienen un arreglo satisfactorio», explica el doctor Carlos Cenjor, secretario general de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial. En función de la afección concreta de cada persona y del alcance de la pérdida de audición, estas soluciones pueden ser médicas, mediante la adaptación audioprotésica externa, o quirúrgicas, a través de implantes auditivos internos que requieren cirugía en función, y que se aplican en casos más concretos y minoritarios.

La mejor alternativa

Las adaptaciones audioprotésicas -los audífonos-, en cambio, constituyen la alternativa por la que se opta en la mayoría de los casos. El progreso tecnológico permite incluso personalizar estos aparatos. Los más modernos son digitales, dotados de potentes microchips que actúan en un espacio inferior a lo que ocupa un botón.

Son sofisticados procesadores de sonido cada vez más avanzados que están programados según las necesidades del usuario para hacer por sí mismos los ajustes necesarios, seleccionar el habla entre toda la gama de ruidos y adaptarse a cada ambiente acústico sin que la transición entre uno u otro resulte perceptible y sin que en este proceso transcurran apenas décimas de segundo.

«En una palabra, audífonos que entienden a la gente, es la inteligencia artificial. Necesitaríamos varios aparatos analógicos (los clásicos) funcionando a la vez para cubrir los requisitos de comunicación de los usuarios. Los digitales salvan este obstáculo con un solo dispositivo», afirma Jesús Saura, director técnico de Oticon España, fabricante de audífonos.

«Imagine que lleva un audífono. Está en una cena y trata de hablar con la persona que está a su lado, pero el resto de la gente sentada a la mesa también está hablando y el ruido de fondo le impide no sólo oír con claridad, sino también comprender lo que se está diciendo. Intenta compensar esto subiendo el volumen de su artilugio, pero sólo logra empeorar la situación: en lugar de más claros, ahora todos los sonidos son más fuertes. Entonces, baja el volumen. El resultado: oye aún menos». El audiólogo José Luis Blanco expone la incómoda situación a la que se enfrentan muchas personas con sordera que llevan un aparato &aquot;antiguo&aquot; «diseñado para trabajar todos los sonidos de forma lineal y que obliga al usuario a ajustar el volumen a cada instante».

En todos los audífonos, el sonido entra a través de un micrófono, es procesado y amplificado y posteriormente derivado a un auricular (altavoz), que manda el sonido de salida directamente al conducto auditivo externo del paciente o bien, a través de un tubo, hacia un molde anatómico y de ahí al conducto auditivo externo.

La oferta es variada

Pero el mercado ofrece diversos modelos: desde el retroauricular clásico hasta el diminuto audífono microcanal, que va alojado dentro del conducto auditivo externo y queda prácticamente oculto a la vista de los demás.

«Algunos se imaginan que los audífonos siguen siendo esos aparatos enormes, feos e inútiles que sus abuelos utilizaban», precisan desde el departamento comercial de Amplifon. «Hoy, lo más normal es que sean intrauriculares, que vayan dentro del conducto auditivo externo, algunos incluso en su totalidad, se implantan mediante una sencilla operación con anestesia local», sostiene Jesús Algaba, vicepresidente de la Sociedad Española de Otorrinolaringología. «A sorderas más ligeras, aparatos más pequeños, y viceversa», añade.

El doctor Algaba, que será elegido presidente de la Sociedad Española de Otorrinolaringología para el trienio 2006-2009, dice haberse habituado a ver en su consulta caras cada vez más jóvenes. «Vivimos en un mundo de ruidos; ruidos que, si pasan de los 80 ó 90 decibelios y, si se está sometido a ellos de forma continua, provocan traumas sonoros irrecuperables», advierte.

En su opinión, el progreso médico y tecnológico permite «salvar» la gran mayoría de los casos. «A muy pocos pacientes les decimos que su sordera no tiene solución. La curación de las enfermedades de oído, nariz y garganta ha evolucionado tanto que se están aplicando técnicas impensables hace tan sólo veinte años», argumenta Algaba.

Casos más graves

El especialista alude a los implantes cocleares que se llevan a cabo en pérdidas de audición severas o profundas que no obtienen resultados satisfactorios con audífonos. La técnica consiste en sustituir el oído enfermo por un sistema que estimula eléctricamente el nervio auditivo afectado y le permite recuperar su capacidad de comunicación. Parte del implante queda a la vista -tras el oído, adosado en la cabeza- y otra, introducida en el canal auditivo. El implante coclear hace que, por ejemplo, bebés que nacen sordos, paralíticos cerebrales y sordociegos puedan oír.

FUENTE: DIARIO SUR




Diccionario | Configuraciones | Alfabetos | Ayuda | Instituciones
Noticias | Novedades | T. Dactilológico | Quienes Somos | Contáctenos
2001 - 2017 | © Manos Que Hablan ® .:. Todos los derechos reservados




Diccionario señas