Manos que Hablan Manos que Hablan Alfabetos
19/11/2017 Lengua de señas
Lengua de Señas
Diccionario
Configuraciones
T. Dactilológico
Alfabetos
Ayuda
Servicios
Noticias
Instituciones
Comunidad
Novedades
Quienes Somos
Noticias
Jueves, 29 de Enero de 2004 - Educación
Una estudiante argentina, entre los más brillantes de EE.UU.

Se graduó en la UBA y ahora cursa un doctorado en la Universidad Gallaudet, la única que dicta todas sus clases en lengua de señas. No es sorda, pero aprendió el lenguaje y ahora la reconocen.

Marina Simon. ingreso a la LISTA DE DECANOSEntre los jóvenes estudiantes más brillantes de los Estados Unidos hay una argentina: Marina Simón (28) acaba de ser incluida en la Lista de los Decanos, que publica la fundación Educational Communications, a partir de informes de los decanos de unas 2.500 universidades y otras entidades de ese país. Un libro selecto, que agrupa a menos del uno por ciento de alumnos con mejor rendimiento académico del año.

No es el único mérito de esta entrerriana de Gualeguaychú, casada con el argentino Gustavo Faigenbaum —un doctor en filosofía que también desarrolla sistemas de comercio electrónico— y madre de una beba de un mes. Egresada en 1999 como licenciada en psicología de la UBA, cursa el doctorado en psicología clínica en la Universidad Gallaudet, en Washington, la única en el mundo que dicta todas sus clases en lengua de señas.

Marina Simón no tiene dificultades de audición. Comenzó a desarrollar actividades con sordos hace varios años, en Gualeguaychú, y se convirtió en una especialista en lengua de señas (ver Amor por ...).

Gallaudet University"La Universidad de Gallaudet es la meca para todos los que son sordos o trabajan con ellos, la única universidad sin barreras comunicativas de ningún tipo y por donde pasan las principales investigaciones y debates en torno de la sordera —cuenta—. Hay personas sordas de todos los continentes. Es una experiencia fuerte ser minoría (los oyentes somos solamente el 15% del alumnado), pues todo está regido por una lógica visual y por la lengua de señas, a la cual hay que saber adaptarse".

De todos modos, el programa de psicología clínica prevé un entrenamiento mixto. En las prácticas, todos los alumnos tienen tanto pacientes sordos como oyentes. Incluso hay intérpretes de la lengua de señas para que los oyentes sean tratados por psicólogos sordos.

El ser la alumna más destacada en una universidad tan especial como ésta no se le sube a la cabeza. "En el contexto de una sociedad individualista, estos premios sirven para mejorar el currículum y obtener becas —admite—. Pero en la vida real o en la Argentina, no creo que me sirvan de mucho".

No es el único galardón que ha obtenido. "Pero me cuesta tomarme en serio estas cosas; en nuestra cultura, los premios no son muy importantes —insiste—. Cuando me destacan, pienso que no lo logré sola, que es gracias a un montón de gente que me ayudó en el camino y no está invitada a la fiesta", afirma.

"A veces —agrega— pienso que el premio tendrían que mandárselo a mi papá, que me mantuvo para que estudiara; o a los sordos, que me enseñaron lengua de señas".

Universidad de Buenos AiresMarina sólo tiene elogios para la Universidad de Buenos Aires: "El espíritu de esa universidad, pública, gratuita y cogobernada, es inigualable. A pesar de toda la infraestructura que hay acá, de los 10.000 dólares de matrícula por semestre —que mantengo gracias a becas—, extraño ese ambiente intelectual. Aquí, los estudiantes internacionales nos la pasamos negociando becas y descuentos, y los americanos, pidiendo préstamos que pagan después en 30 años".

La psicóloga marca otra diferencia importante. "La gente termina de estudiar y tiene que pagar deudas. Entonces —agrega— nadie quiere trabajar para el Estado, ni en ONG ni en tareas comunitarias, porque gana poco dinero. La universidad gratuita que tenemos en la Argentina sirve para mucho más de lo que nos parece".

Cuando termine el doctorado, dentro de unos tres años, Marina, su esposo y la pequeña beba de ambos, Lola, volverán a la Argentina.

"Mi idea es seguir trabajando en clínica, investigación y docencia —precisa—. En la comunidad sorda de la Argentina se están dando cambios muy positivos, hay mucha gente que está haciendo un gran trabajo, y espero poder sumarme a esos esfuerzos. Tuve la suerte de que los sordos me abrieran la puerta para poder aprender su lengua, que es bellísima, y su rica cultura. Es un mundo diferente que queda a la vuelta de la esquina".

Amor por la lengua de señas

El primer contacto de Marina Simón con su especialidad fue en la Asociación Sordos de Gualeguaychú. "Siempre me atrajo la lengua de señas, y luego Raúl Giglia y Pamela Pinsolle, no oyentes, me enseñaron más —contó a Clarín— Implementamos un proyecto de teatro de sordos que yo coordinaba, dentro del Teatro Comunitario Tablas, y recorrí la provincia con 20 o 30 sordos, con lo que ejercité mucho la lengua de señas".

En esa asociación, Marina trabajó como intérprete, asesora y capacitadora. Ya en Buenos Aires fue auxiliar de investigación de María Ignacia Massone, doctora en lingüística y especialista en lingüística de la lengua de señas.

Entre su beba y cuatro trabajos

"Desayuno en el auto", dice. Y se entiende: además de estudiar, Marina trabaja en cuatro lugares diferentes, a los que llega corriendo después de atender a Lola, su beba de un mes. Es auxiliar docente en el doctorado, en la Universidad Gallaudet, y titular de Psicología del Desarrollo, con 100 por ciento de alumnos sordos.

Además, es intérprete de español-inglés en una escuela modelo para sordos, destinada a familias hispanas con hijos sordos que no hablan inglés. Y trabaja como externa en el Centro Multicultural de Servicios Humanos, de salud mental. "Este centro emplea a cien terapeutas hablantes de 38 idiomas diferentes. Eso también es una experiencia increíble", cuenta.

Verónica Toller. GUALEGUAYCHU. ESPECIAL

FUENTE: CLARIN




Diccionario | Configuraciones | Alfabetos | Ayuda | Instituciones
Noticias | Novedades | T. Dactilológico | Quienes Somos | Contáctenos
2001 - 2017 | © Manos Que Hablan ® .:. Todos los derechos reservados




Diccionario señas