Manos que Hablan Manos que Hablan Alfabetos
22/11/2017 Lengua de señas
Lengua de Señas
Diccionario
Configuraciones
T. Dactilológico
Alfabetos
Ayuda
Servicios
Noticias
Instituciones
Comunidad
Novedades
Quienes Somos
Noticias
Martes, 7 de Octubre de 2003 - Prevención
Ministerio de Sanidad y Consumo y las CC.AA. aprueban el Programa de detección precoz de la hipoacusia en España

El objetivo es elaborar unos criterios comunes a todas las comunidades autónomas para garantizar la equidad en esta atención sanitaria

El 50 por ciento de las sorderas infantiles tienen un origen genético, pero en el resto se identifican factores de riesgo durante el embarazo como antibióticos, ruido y alcohol

El Ministerio de Sanidad y Consumo, en colaboración con las Comunidades Autónomas, han aprobado el 19 de Abril de 2003 en el seno de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, el Programa de detección precoz de la hipoacusia (disminución de la agudeza auditiva), con el que se pretende abordar la identificación y prevención de la sordera infantil, así como la instauración del tratamiento en los primeros meses de vida.

El contenido básico de este Programa abarca actuaciones desde el primer mes de vida del bebé mediante un cribado universal, acceso a la fase de diagnóstico a los tres meses o antes, tratamiento instaurado a los seis meses, y por último el seguimiento de los casos detectados.

MEDIDAS EFICACES DE DETECCIÓN

La hipoacusia reúne los requisitos mínimos de las patologías que son susceptibles de un cribado y existe un método fiable, objetivo y sencillo de detección. Igualmente ocurre en el diagnóstico, y desde luego está reconocido en la actualidad, que se pueden instaurar tratamientos de forma precoz capaces de corregir las consecuencias de la hipoacusia, como son: medida de los potenciales auditivos del tronco craneal (PEATC), oteomisiones acústicas evocadas (OEA), adaptaciones protésicas e implantes cocleares para estimular convenientemente las vías auditivas, e intervención logopédica temprana.

DIAGNÓSTICO PRECOZ, FACTOR DETERMINANTE

El diagnóstico precoz en cualquier enfermedad es importante, pero en el caso de la sordera se trata de un elemento determinante para conseguir un tratamiento eficaz, sobre todo en recién nacidos. Esto es debido a la relación existente entre audición y lenguaje, ya que sólo se dispone de un periodo de tiempo de cuatros años para evitar que las pérdidas de oído tengan efectos permanentes en el desarrollo del lenguaje. Y esto es así, porque es el periodo crítico de aprendizaje en el cual quedan selladas las características morfológicas y funcionales de las áreas corticales del lenguaje.

ESTRATEGIAS DEL PROGRAMA

En el Programa de detección precoz de la hipoacusia se han diseñado una serie de estrategias para llevarlo a cabo. En primer término, se ha acordado que sean profesionales los responsables de este programa.

En cuanto a las pruebas, la primera se realizará antes de certificar el alta de nacimiento, y es recomendable que se puedan hacer todos los días del año. Asimismo, se les facilitará información oral y escrita a los padres, previa a la prueba; además de solicitarles el pertinente consentimiento para llevarla a cabo, para lo cual no será preciso un documento escrito. Posteriormente, se dará cuenta de los resultados a los progenitores, resultados que serán registrados en el documento de salud infantil.

En último término, está previsto recoger indicadores de calidad de los programas.

INDICENCIA EN LA POBLACIÓN

La comunidad científica considera que existe hipoacusia cuando el umbral de percepción sonora de un individuo supera los 20 decibelios por encima del promedio de una población control de adultos jóvenes y sanos

Según la Organización Mundial de la Salud, la incidencia es de 1/1000 personas en el caso de las hipoacusias graves, y asciende a 1,3/1000 si consideramos grados menores de esta enfermedad.

En España, se estima que existen alrededor de un millón de personas afectadas por una discapacidad auditiva, de las que 100.00 padecen sordera profunda. y cinco de cada mil recién nacidos padecen una sordera de distinto grado, bien por factores de riesgo durante el embarazo o por origen genético.

FACTORES DE RIESGO

Cinco de cada mil recién nacidos padecen una sordera de distinto grado, y en el 50 por ciento de los casos se identifican factores de riesgo durante el embarazo, como agentes ototóxicos, antibióticos precozmente indicados, ruido y alcohol. El otro 50 por ciento tiene un origen genético, ya que hay unos 400 síndromes genéticos descritos que incluyen pérdida de audición.

La sordera del recién nacido (prelocutiva) tiene consecuencias negativas en el desarrollo del niño, sobre el pensamiento, la memoria, el acceso a la lectura, las aptitudes de aprendizaje y el rendimiento académico y sobre la personalidad.

VACUNACIÓN DE RUBÉOLA

Una de las acciones más efectivas sobre factores de riesgo es la vacunación de rubéola en las niñas preadolescentes, infección que es responsable, si se contrae, de un alto porcentaje de sorderas congénitas, de causa no genética. Gracias a esta vacunación sistemática se puede afirmar que este tipo de sordera está erradicada.

FUENTE: MINISTERIO DE SEGURIDAD Y CONSUMO DE ESPAÑA




Diccionario | Configuraciones | Alfabetos | Ayuda | Instituciones
Noticias | Novedades | T. Dactilológico | Quienes Somos | Contáctenos
2001 - 2017 | © Manos Que Hablan ® .:. Todos los derechos reservados




Diccionario señas