Manos que Hablan Manos que Hablan Alfabetos
18/11/2017 Lengua de señas
Lengua de Señas
Diccionario
Configuraciones
T. Dactilológico
Alfabetos
Ayuda
Servicios
Noticias
Instituciones
Comunidad
Novedades
Quienes Somos
Noticias
Miércoles, 27 de Agosto de 2003 - Comunidad
El aula para niños sordos, una tarea abnegada

Río Tercero. Se le llama Aula para Discapacitados Auditivos, y funciona desde hace 10 años en Río Tercero. La mayoría de la gente ni sabe que existe.

Actualmente asisten una docena de alumnos de Río Tercero, Tancacha, Almafuerte, Embalse, Berrotarán y Los Cóndores. Funciona como un anexo de la escuela especial Rosa Gómez de Mellina, de Embalse. Y cumple una función social y educativa destacada, aunque poco difundida.

Las otras opciones que tienen estos alumnos especiales se ubican en Río Cuarto y en Córdoba.

La psicopedagoga María Verónica Prieto contó –luego de explicar cálculos matemáticos a Emiliano (9) y a Lucas (11)– que implementan el mismo programa que en las escuelas primarias oficiales, pero con distintas pedagogías. Se basan en tres niveles: inicial, escolaridad y el integrado, de acuerdo a los avances intelectuales. Una vez que el alumno sordo se integra a la escolaridad común, debe seguir concurriendo dos veces por semana al aula diferencial, para reforzar los conocimientos adquiridos. Cuando finalizan el primario, pueden asistir al próximo nivel, en cualquier escuela secundaria.

La mayoría de quienes padecen sordera continúan con apoyo privado de profesionales, por un tiempo prolongado.

Integración

Prieto admitió que la integración a la escuela común –que sería el objetivo final trazado– suele ser un proceso complejo. La profesora para sordos, Valeria Rolando, explicó que la sordera es una discapacidad que afecta al lenguaje y a la comunicación. “Eso es lo que le da miedo a las docentes de la enseñanza común”, indicó para graficar lo complejo que resulta la integración. Y agregó: “Para que tenga éxito depende de tres pilares básicos bien plantados: la familia, la escuela común y la escuela especial”.

“El lenguaje de señas es la lengua que le va a permitir al niño, cuando todavía no tiene lengua oral, poder acceder a los conocimientos para poder comunicarse y para entender el medio que lo rodea”, explicó.

Las docentes admiten que el sordo se siente distinto al resto de la comunidad porque tiene que esforzarse para comunicarse con los demás.

FUENTE: LA VOZ DEL INTERIOR ON-LINE




Diccionario | Configuraciones | Alfabetos | Ayuda | Instituciones
Noticias | Novedades | T. Dactilológico | Quienes Somos | Contáctenos
2001 - 2017 | © Manos Que Hablan ® .:. Todos los derechos reservados




Diccionario señas