Manos que Hablan Manos que Hablan Alfabetos
22/11/2017 Lengua de señas
Lengua de Señas
Diccionario
Configuraciones
T. Dactilológico
Alfabetos
Ayuda
Servicios
Noticias
Instituciones
Comunidad
Novedades
Quienes Somos
Noticias
Miércoles, 25 de Junio de 2003 - Tecnología
Iinvestigador chino crea un sistema para "oir" con los dientes

Meng Shengde, un maestro retirado de 57 años de la ciudad china de Xian, ha inventado un aparato con el cual las personas con problemas auditivos pueden "oír" a través de sus dientes, ya que la mandíbula transmite las vibraciones del sonido a los nervios del oído.

El invento consiste en una especie de boquilla de cinco centímetros que el paciente muerde con los dientes y conectada por cables, como si fuera un auricular, a una televisión, una radio, un teléfono móvil o cualquier otro aparato emisor de sonido.

Gracias a este aparato, que ha sido probado con éxito por un centenar de personas con problemas de audición, los dientes captan las vibraciones de esos aparatos y son capaces de oír, según asegura el inventor.

Meng explica que la sordera es causada normalmente por el deterioro de un órgano auditivo, el caracol, que es vital para transmitir las vibraciones a los nervios del oído, y asegura que la mandíbula puede sustituir a ese órgano gracias a su aparato.

Es importante aclarar que las personas con problemas de audición de origen no físico quedarían al margen de su uso.

Un pequeño ejemplo de como funciona el dispositivo consistente en tomar una goma elástica, morderla con los dientes, estirarla con una mano y, cuando esté bien tensa, tocarla con la otra mano, como si fuera la cuerda de una guitarra.


Meng Shengde

El inventor, un fanático de la electrónica, dejó su trabajo de profesor a mediados de los años ochenta para dedicarse a su pasión en una tienda de reparación de aparatos eléctricos, aunque también abandonó esa ocupación y se ha pasado los últimos quince años dedicado exclusivamente a buscar un remedio eficaz para la sordera.

Esta búsqueda no ha sido fácil, ya que durante este tiempo Meng no ha tenido ningún ingreso y su mujer tuvo que emplear parte de su modesto sueldo -menos de 50 dólares al mes- para ayudarle en la financiación de las investigaciones.
La obsesión de Meng casi le costó un disgusto, ya que su mujer estuvo a punto de abandonarle y la familia contrajo deudas por valor de 50.000 dólares.

Por ello, el matrimonio espera que la comercialización del invento acabe con sus problemas económicos, amén de que cambie también las vidas de los más de 17 millones de chinos con problemas de audición.

FUENTE: EFE




Diccionario | Configuraciones | Alfabetos | Ayuda | Instituciones
Noticias | Novedades | T. Dactilológico | Quienes Somos | Contáctenos
2001 - 2017 | © Manos Que Hablan ® .:. Todos los derechos reservados




Diccionario señas