Manos que Hablan Manos que Hablan Alfabetos
18/11/2017 Lengua de señas
Lengua de Señas
Diccionario
Configuraciones
T. Dactilológico
Alfabetos
Ayuda
Servicios
Noticias
Instituciones
Comunidad
Novedades
Quienes Somos
Noticias
Lunes, 10 de Marzo de 2003 - Lenguaje
La logogenia, método de icorporación artificial del lenguaje.

¿Es posible que los niños sordos adquieran y desarrollen su idioma y comprendan lo que escriben y leen? ¿Un niño con trastornos auditivos es capaz de leer un libro y estructurar lingüísticamente lo que ve? Esto es posible gracias a la logogenia, creada por Bruna Radelli, de la Dirección de Lingüística del Instituto Nacional de Antropología e Historia, quien aplica este método desde 1992 en México e Italia.

Doctora en Lingüística Hispánica por el Colegio de México, Radelli empleó sus conocimientos de gramática generativa, que sostiene que el lenguaje es una facultad biológica que todos los seres humanos poseen y van desarrollando. Es en los primeros años de vida del hombre dijo, cuando se procesa el input o entrada para adquirir la lengua, el cual permite acceder a la percepción, selección, registro y procesamiento lingüístico a nivel, fonético, léxico, semántico y sintáctico.

En 1991 surge el método de la logogenia, —término que se deriva de logos, lingüística, y génesis, surgimiento—, cuando la doctora Radelli es llamada a impartir un curso, cuyo objetivo está enfocado a integrar a la comunidad sorda a los grupos que hablan español, no sólo a través del lenguaje de señas sino por el uso del idioma. Es aquí donde se da cuenta que los niños sordos carecen de la capacidad de construir y percibir significados sintácticos.

Para entender y comunicarse, los niños sordos que no saben español, se guían por sus necesidades, el sentido común y el conocimiento del mundo. El lenguaje en cambio permite trascender la realidad y la experiencia y permite comprender conceptos abstractos. Radelli explicó que los niños no sabían español porque en lugar de darle acceso a la lengua de una manera natural, como se requiere para el desarrollo de una facultad biológica, se les enseña y ésta se adquiere en condiciones específicas.

“Ser sordo impide la activación de las facultades biológicas de la lengua, porque es necesario oírla desde el nacimiento y durante los primeros años de crecimiento, periodo de adquisición natural de la lengua”, dijo Radelli. Existen sordos que han adquirido el idioma, cualquiera, sea español, italiano o portugués. Esto comprueba que a pesar del daño auditivo no existe disfunción cerebral en la parte que desarrolla la lengua, entonces la información que no pasa por el oído se trasmite a través de la vista proporcionando la información de forma escrita.

La escritura, sin embargo, no es el aspecto principal dentro de la logogenia, lo esencial está en la selección e identificación de la información que se les proporciona a los sordos para activar la facultad biológica que permite la adquisición natural de la lengua. El método es comparado por la lingüista con un proceso de inseminación artificial del lenguaje, que elimina el sobrante e identifica cuál es la información indispensable para adquirir la lengua de forma natural.

El input, necesario e imprescindible para activar la lengua

Los niños sordos están excluidos de la posibilidad de escuchar y no pueden procesar la lengua porque no tienen el input o entrada de información necesaria. La logogenia identifica éste para que en un año escolar durante una hora diaria reciban la información seleccionada de acuerdo a consideraciones teóricas y experimentales, equivalente a la adquirida en los primeros años por una persona que escucha.

La propuesta de la logogenia trabaja con el principio de la oposición, explicó Radelli, ya que “la mecánica por la cual los hombres adquirimos conocimiento y experiencia es porque estamos facultados para percibir y procesar oposiciones”.

Las oposiciones se le muestran al niño sordo en forma de pares mínimos, oraciones de similares que se diferencian en un solo elemento: un artículo, la preposición, el orden, la puntuación y la forma de la palabra. Se presentan en forma de órdenes escritas que el niño o adolescente sordo debe ejecutar; en caso de no entender la oración se muestra a otra persona y ésta realiza la actividad en presencia del niño sin hacer comentario alguno.

Algunos de los ejemplos de pares mínimos, que la doctora señaló se presentan a continuación, mismos que contribuyen a adquirir la competencia lingüística, es decir la capacidad de construir y percibir significados sintácticos:

1a. Dame la tapa de la botella

1b. Dame la tapa y la botella

2a. Llegó la señora que vendió el globo que vuela sobre el techo

2b. Llegó la señora que vendió el globo y que vuela sobre el techo

Las oraciones presentan una pequeña diferencia que cambia el sentido de la oración. Cada frase da una cantidad de información mayor que la suma del significado de las palabras que la componen. Esta estructura de la oración se basa en las reglas de la sintaxis.

La aplicación del método en niños sordos debe hacerse de manera individual, aunque hay pocos logogenistas para cubrir la demanda. Se recomienda aplicar por lo menos 3 horas a la semana y en un año el niño será capaz de entender lo que lee.

Radelli explicó que la logogenia se puede aplicar desde que el niño o adolescente sordo empieza a leer. No se conoce hasta qué edad se puede adquirir la lengua y no se puede experimentar con niños que escuchan, pero con infantes sordos de 7 a 10 años funciona el método. Tampoco se aplica en un adulto sordo ya que está fuera del periodo de adquisición del lenguaje.

El único input que se utiliza es la comprensión de la información sintáctica contenida en las frases, sin utilizar señas, gestos o alguna expresión que interfiera en el procesamiento de la información sintáctica. Los pares mínimos u oraciones son autónomas, la información no está sólo en el significado de las palabras. "La oración correcta puede ser ilógica y la incorrecta coherente, al reconocer la frase agramatical el niño demuestra que tiene competencia lingüística".

La investigadora de la logogenia concluyó que “este método es muy importante para la teoría lingüística, ya que los datos aportados no pueden ser obtenidos a través de la adquisición de la lengua en los oyentes”.

FUENTE: CONACULTA




Diccionario | Configuraciones | Alfabetos | Ayuda | Instituciones
Noticias | Novedades | T. Dactilológico | Quienes Somos | Contáctenos
2001 - 2017 | © Manos Que Hablan ® .:. Todos los derechos reservados




Diccionario señas